Cómo darle espacio y hacer que él se olvida

Si te queda poco espacio libre en tu disco duro toma nota. En este tutorial te enseñamos cómo optimizar el espacio y eliminar archivos fácilmente en tu PC. En las relaciones de pareja se pone de manifiesto más que nunca la forma tan diferente de pensar de hombres y mujeres. Mientras que si tú estás enamorada sientes el impulso de querer pasar cada vez más tiempo con él, y no dejas de fantasear con cómo será la vida a su lado, es muy posible que él esté pensando en el miedo que le da perder su libertad. no se que hacer, estoy con mi novio hace 3 meses, y ayer me pidio tiempo, el dice q siente qe se apresuro a pedirme que sea la novia, yo no tengo drama en darle tiempo, pero q no corte la relacion, no es lo mismo, el quiere que lo siga llamando, que nos sigamos viend, pero no es lo misn¡mo, si quiere que sea la amiga. segun èl quiere salir ... Él esta conmigo, pero no olvida a su ex. ... y dificilmente podrán avanzar a algo formal. Tener la mente en asuntos del pasado, hace que se cierre y no permite conocer a otra persona. ... Esa persona no tiene el valor para decir lo que realmente siente o no tiene inteligencia emocional para notar lo que le pasa, puedes darle espacio y ... Es fácil de mantener y moldear para que se adapte al espacio. Así que no hay excusa, reserva un hueco para muebles de jardín. Si te gusta la idea pero te parece arriesgada, siempre puedes colocarlo solo en una parte del balcón y continuar con suelo firme en la otra. ¡Como si de un pequeño jardincito se tratara! Pero en realidad, si no contactas con tu ex, le darás tiempo para extrañarte más y se preguntará todo el tiempo por qué no te pones en contacto. Al no contactar a tu ex de forma inmediata te vuelves una necesidad en su mente. Además, tu ex te pidió espacio. Y a menos que se lo des, nunca sabrá realmente lo que se siente perderte. ¿Quieres saber cómo olvidar al chico que te gusta y dejar de pensar en él? El día de hoy tengo preparados varios tips que te serán de mucha ayuda para que puedas lograrlo sin tener que sufrir. Y es que es muy duro ser ignorado por la persona que te gusta. Y otras veces, puede ser muy doloroso el forzarte a ti misma para dejar de pensar en alguien con quien una relación no tiene futuro o ... 10. Descubres que ya sale con alguien más. Es verdad que esto no siempre quiere decir que ya no te ama o que te ha olvidado, pero si tu ex pareja sale con la misma persona varias veces y publica esos movimientos en sus redes sociales, puede que se trate de alguien especial. Por lo tanto, en ese momento tú comenzarás a formar parte de su pasado. Te gusta este chico, pero usted no puede llevar a preguntarle a él. Tal vez tus amigos o tu familia tienen preocupaciones sobre el mantenimiento de la.. No es un tema sencillo y por eso la idea del espacio personal e íntimo es motivo de muchas discusiones de pareja, porque en ocasiones se olvida de que el espacio del otro es un derecho y debe cuidarse siempre. En este artículo de unComo.com te contamos cómo darle espacio a tu pareja.

Sobre Perritos

2020.05.22 08:40 Dario901 Sobre Perritos

El día de hoy mientras iba acompañando a mamá a manejar en el carro vi un perrito, estaba herido de su colita porque estaba raspada. No tenía sangre solo su colita estaba con señales de que se raspó en algo duro o tal vez estuvo en una pelea, no lo sé, el caso es que estaba lastimado y estaba sucio.
Algo en mi surge cuando veo un perro así y me dan muchas ganas de ayudarle aunque no sepa muy bien cómo.
Desde hace tiempo he pensado en meter agua y croquetas a mi mochila que siempre cargo y si veía un perrito dañado o en la calle y flaco pues darle un poco de comida y agua, pero nunca lo he hecho. Tal vez me da pena sobre lo que dirán las otras personas o no tengo la suficiente confianza para ir con un perrito y acercarme y poder darle de comer. He visto demasiados videos sobre personas que rescatan animales y las respeto pero en mi caso siempre he sido de los que pasa de largo ignorando el problema.
Hoy bien pude haber tenido agua en el carro y una bandeja y tratar de acercarme al perrito y darle de comer pero no, siempre se me olvida y no hago lo suficiente para ayudar a un animal.
Hoy es el segundo día que no he visto a un perrito de un vecino que lo dejan en la calle y me entristece mucho pensar que le pasó algo. Por estas horas de la madrugada suelen pasar motos y entre él y otro perro las correteaban. El perro es chiquito y blanco aunque ultimamente estaba muy descuidado y tenía su pelo enroscado. Me gustaba mucho y de haber podido lo hubiera agarrado y lo hubiera bañado y ponerle sus vacunas pero es complicado cuando no tienes un lugar fijo propio como un terreno o una casa. Ignoro como se llamaba pero yo le decía "el chinito" por su pelo enroscado.
Espero que se encuentre bien donde quiera que ande, me comentan que hay perritos que se van y vuelven después de unos días. Me gustaría que este caso no fuera la excepción aunque el hecho de que suceda pueda significar de nuevo mi pasividad en estos temas.
Si vuelve cómo podré ayudarle? Empezaré a guardar siempre agua y croquetas en mi mochila cuando pueda surgir la ocasión de ayudar a un perrito hambriento pero no creo poder hacer algo más por ellos hasta que no sea totalmente independiente y pueda hacer y deshacer en un espacio propio.
submitted by Dario901 to u/Dario901 [link] [comments]


2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2016.11.14 14:30 carmenvegagrima Los errejonistas aprovechan el debate sobre Trump para diferenciarse de Iglesias y Garzón

Artículo de Miguel Muñoz en "cuartopoder":
"Gran parte de las declaraciones políticas en Podemos, primarias aparte, e IU, durante la última semana han girado en torno a la victoria de Donald Trump. El resultado de las elecciones en EEUU ha provocado preocupación en diferentes sectores y el espacio de Unidos Podemos no ha sido una excepción. Varios dirigentes se han referido al asunto y se han difundido textos o artículos analizando el escenario político que deja el triunfo del magnate norteamericano. Y una vez más ha vuelto a reavivar las diferencias políticas existentes en Podemos entre el sector más afín a su secretario general, Pablo Iglesias, y el de su secretario político, Íñigo Errejón. En esta ocasión además se incluye también en la ecuación la figura del líder de IU, Alberto Garzón, que ha utilizado algunas expresiones similares a las de Iglesias, más cercano a él. De nuevo el debate sobre la identidad política de la izquierda tradicional frente a construir etiquetas e identidades nuevas vuelve a relucir.
Ayer, el coordinador de IU realizaba una Declaración Política antes de la Coordinadora Federal en la que incluyó un apéndice para defender su teoría que evite que “surjan monstruos como Trump”. En su discurso, Garzón destacó que para evitar fenómenos como el de Trump es imprescindible “hablar a la clase trabajadora de forma clara y sencilla, además de estar en la práctica de la movilización para dar respuesta a los conflictos planteados”. Apostilló que sólo así, en España y en cualquier otro lugar, será posible “cortocircuitar” situaciones políticas de “xenofobia” como la que vive EEUU. “La única forma de evitar que surjan monstruos como Trump es dirigirnos a nuestra clase social, la trabajadora, con un mensaje nítido, claro y sin engaños, articulado a través de una práctica política coherente con nuestra estrategia”, afirmó. Garzón analizó que éste es el “resultado natural de un proceso en el que la izquierda ha fallado” y que podría extrapolarse a España en el caso de que “la izquierda no dé respuesta a los sectores de la población a los que la globalización neoliberal ha llevado a la frustración”, sectores que, indicó, “también existen en nuestro país en una magnitud más alta que en EEUU”.
Pocas horas después, el responsable de discurso de Podemos, Jorge Moruno, escribió un texto en su canal de Telegram que fue instantáneamente difundido también por Errejón. “Espero equivocarme pero me parece percibir que tras la victoria de Trump la izquierda busca tomarse la revancha contra Podemos: es hora, se afirma, de volver (eterno retorno) a las palabras “claras”; “República, izquierda, lucha de clases” (no discuto el concepto sino el posicionamiento fetiche), en un intento de descubrir lo ya descubierto, la nada. Un “encuentro” autista por estar aislado de la sociedad y sus problemas, un ejercicio de idealismo ramplón. Así pues, la izquierda cree que frente a Trump no hay que llevar los márgenes al centro sino desplazar lo central a los márgenes”, comienza Moruno. Para el dirigente de Podemos, esa “izquierda” se olvida de que “Trump es el éxito del marketing”, que obvia que él no ganó sino que perdieron los demócratas y que Bernie Sanders, “lejos de reproducir recetas de farmacia, marcaba la frontera muy claramente entre people vs establishment”. “Lo importante es encontrar aquello capaz de generar encuentros desde la pluralidad y la radicalidad democrática”, añade.
Esa referencia a “hablar claro” también se puede interpretar como una apelación a Iglesias. El líder de Podemos destacó en declaraciones a los medios ofrecidas el miércoles esas palabras. “Ese peligro también lo tenemos en Europa y hay que hablar claro y, para hablar claro, hay que decir que el problema tiene que ver con el empoderamiento de las élites financieras y con el comportamiento de los partidos tradicionales y que ahora toca defender la igualdad, los derechos humanos y sociales, e implica estar enfrente de los grandes propietarios y de las élites económicas”, afirmó. Además difundió un tweet de otro usuario, cercano a IU en el que decía lo siguiente: “Que tomen nota por aquí los que piensan que es tiempo de mesura, centrismo, palabras vacías y sonrisas”. Un mensaje que en clave interna se interpreta como un recado a las teorías errejonistas. Iglesias también analizó la victoria de Trump frente a decenas de diplomáticos el pasado viernes.
Para Moruno, las “coordenadas de la izquierda” les llevan “al cómodo refugio del goce autocomplaciente; de vuelta a la fortaleza”. “Aquí ya no hay Laclau y ni siquiera Hall o Thompson, aquí lo que hay es un repliegue conservador cuando no reaccionario. Se elige la peor de las opciones: la revancha de la izquierda contra aquello que ilusionó en nuestra sociedad”, añade. Para el dirigente, “llegar a más gente molestando donde más se hace daño” fue la tecla que tocó Podemos. “Os voy a contar una verdad que por repetida mil veces no deja de serlo. Podemos no nació aspirando a reinventar el espacio de la izquierda, lo hizo buscando inventar nuevos espacios para ensanchar la democracia”, añade. La fórmula defendida por Moruno, definida como “simple y clara” y “tan verdadera como efectiva” es “denunciar el secuestro de la democracia por la economía y la economía secuestrada de toda decisión democrática”. “Estamos a tiempo de evitar el eterno espejismo que pesa como losas en el cerebro de los vivos: cuanto más parecen unirse unos pocos, más se distancian de los muchos. Hay que darle la vuelta a la frase de Marx sacada de Hegel, primero fue como farsa, hoy puede convertirse en una tragedia. Espero equivocarme”, concluye.
Errejón, por su parte, puso más el foco esta semana en la relevancia del 15M. “En España no podrá haber un Donald Trump en la medida en que si hay un proyecto popular, patriótico y democrático no va a ir por ese lado sino que está yendo, gracias al 15M y a experiencias políticas posteriores, y yo milito en una, en un sentido de más inclusión y no de menos, es decir, de que tenemos que cuidarnos más y no orientar el odio del penúltimo contra el último, del que está un poco machacado con el que está peor”, señaló.
El asunto de Trump vuelve por tanto a poner de manifiesto ya no sólo la distancia entre las tesis estratégicas de Errejón e Iglesias sino también la de los primeros con Garzón. El coordinador de IU ha rechazado en varias ocasiones compartir aspectos del llamado “populismo de izquierdas” basado en Laclau, uno de los pensadores de referencia de Errejón. En lo que sí parecen estar de acuerdo todos los sectores implicados es en dos cosas: una, que Sanders hubiera sido mejor opción para los demócratas para hacer frente a Trump; y dos, que el espacio de Unidos Podemos puede servir como vacuna a una situación parecida. Otra cosa es cómo hacerlo."
link: https://www.cuartopoder.es/deidayvuelta/2016/11/13/los-errejonistas-aprovechan-el-debate-sobre-trump-para-diferenciarse-de-iglesias-y-garzon/11119
submitted by carmenvegagrima to podemos [link] [comments]


Como Hacer que un Hombre TE RESPETE: 3 Consejos para que Te Valore Mi Novio Quiere Su Espacio – ¿Que Debo Hacer? Como Liberar espacio en el Disco Duro AL MAXIMO!! - YouTube tutorial mesa paraportatil en material reciclado COMO OPTIMIZAR DISCORD AL MAXIMO para que consuma MENOS ... Como Aumentar Espacio En El Disco Duro - (Sin Eliminar ... Como Solucionar el problema del espaciado en Wordpress- Trucos de Wordpress La Reunión Norteña - Dime Como Se Olvida Monica & Carlitos - Que hacer cuando se te olvida tu aniversario Levodopa/carbidopa dosis y contraindicaciones

Cómo optimizar tu disco duro y liberar espacio en tu PC ...

  1. Como Hacer que un Hombre TE RESPETE: 3 Consejos para que Te Valore
  2. Mi Novio Quiere Su Espacio – ¿Que Debo Hacer?
  3. Como Liberar espacio en el Disco Duro AL MAXIMO!! - YouTube
  4. tutorial mesa paraportatil en material reciclado
  5. COMO OPTIMIZAR DISCORD AL MAXIMO para que consuma MENOS ...
  6. Como Aumentar Espacio En El Disco Duro - (Sin Eliminar ...
  7. Como Solucionar el problema del espaciado en Wordpress- Trucos de Wordpress
  8. La Reunión Norteña - Dime Como Se Olvida
  9. Monica & Carlitos - Que hacer cuando se te olvida tu aniversario
  10. Levodopa/carbidopa dosis y contraindicaciones

- Suscríbete y activa la 🛎y se el primero en enterarte de cada estreno dentro de la música norteña con sax día tras día. - No olvides darle like, compartir y alludanos hacer mas grande ... en el vídeo se me olvida aclarar que los agujeros se pueden hacer con un lápiz con punta haciéndole presión o con un punzón,ademas los retozos de telas que se ven es opcional para darle mayor ... El Parkinson, sus síntomas y cómo prevenirlo - Duration: 10:39. Giros Repretel 307,158 views. 10:39 ¿Cómo se trata el Parkinson? ¿Qué medicamentos están disponibles? ¿Hay una cura? Hola que tal amigos de YouTube. En este nuevo vídeo les enseñaré una forma de aumentar mucho espacio en el Disco Duro. (Sin tener que eliminar nada) literalm... 6 Tutorial Word Espacio entre párrafos - Duration: 7:04. Jose Carlos Fernández Bermejo 377,924 views. ... Como usar el Editor de Texto en WordPress - Duration: 10:12. EZRA 10,436 views. Como Liberar espacio en el Disco Duro AL MAXIMO!! Como liberar/limpiar espacio en tu disco duro de la PC en Windows 10-8-7-XP. En este video te enseño cómo l... Si quieres aprender las mejores formas de que un hombre te respete y valore aquí te compartiré tres valiosos consejos que te ayudarán en volverte esa mujer que él admira y respeta completamente. A carlitos se le olvido que era el aniversario de Monica y el, el llama a gabriel para que lo aconseje en que darle de regalo ;) Skip navigation ... Que hacer cuando se te olvida tu aniversario Pero existen muchos aspectos malos al darle su espacio a tu novio cuando él lo solicita, y tienes que entender cuáles son. En primer lugar, dárle su espacio es como darle una licencia para que ... Muestro como ajustar el discord al máximo para evitar que nos consuma recursos de la pc o de nuestro internet y así evitar posible lag... #sneit #discord #op...